ARTE POESÍA RELATOS FOTOS PELIS MÚSICA REFLEXIONES PENSAMIENTOS SENTIRES INCÓGNITAS

Frase Lobuna 45

Construyo acantilados a pedido. No me responsabilizo por los ABISMOS INTERIORES
Edu BB Videla (c) 2013

Frase Lobuna

Me di cuenta que era amor... porque mi corazón flotaba a la deriva y vos eras el río
Edu BB Videla (c) 2014

Frase Lobuna 2017 2

Hay amores/amigos q me honran y hay enemigos/odios q me dignifican.
Edu BB Videla Fal (c) 2017

frase lobuna 2017

EL BIEN COMÚN ES EL MENOS COMÚN DE LOS BIENES
Edu BB Videla 2017

Frase filosófica

JEAN PAUL SARTRE
"L'enfer, c'est les autres"

Frase Lobuna 36

"AMO A LA HUMANIDAD, PERO NO SOPORTO A LA GENTE"
Charly Brown

viernes, 20 de septiembre de 2019

AMISTAD La leyenda de Damon y Pitias


Resultado de imagen para La leyenda de Damon y Pitias
La leyenda de Damon y Pitias
Damon y Pitias (Pythias) eran grandes amigos desde su infancia. Confiaban plenamente entre sí, como hermanos y no había nada que no pudieran hacer por el otro. Como bien cuenta la leyenda, esta férrea e incondicional amistad fue puesta a prueba.
Ambos eran filósofos pitagóricos que vivieron alrededor del siglo IV en Sicilia, época en la que gobernaba el rey Dionisio I conocido como el tirano de Siracusa. El mismo que dio lugar a la conocida historia de la espada de Damocles. (pero esa es otra leyenda)
Pitias estaba dando en la ciudad una serie de discursos. En ellos abogaba por que ningún tirano era un rey digno, y que ningún hombre debía tener un poder ilimitado como al que hasta ahora tenían los reyes de Siracusa.
Indignado al enterarse de esto el rey decidió terminar de manera tajante la situación, pero el joven filósofo no pensaba cambiar de idea, pues en su defensa sostuvo
-Solamente digo la verdad.
Entonces el tirano decidió condenar a Pitias a muerte por conspiración contra el rey, creyendo que este le suplicaría por su vida, pero en lugar de esto dijo
-No me arrepiento de nada. Lo único que pido es que me dejen volver a mi hogar para despedirme de mi mujer y poner en orden mi vida familiar antes de morir.
El rey no se fiaba de dejarlo libre. En este instante salió al paso de la conversación su amigo Damon, que había acompañado a Pitias a escuchar la sentencia, y se ofreció a ocupar el lugar de su amigo como prisionero, y a ser ejecutado si este no volvía en el plazo acordado. Confiaba tan ciegamente en su amistad, que le dijo al rey que no habría problema, debido a que este volvería antes de que terminaran con su vida. Finalmente el rey, aunque sorprendido, asintió y aceptó la propuesta.
Pasados unos días de la marcha de Pitias, Dionisio se acercó por la cárcel donde se encontraba Damon. Buscaba ver si este había caído en la desolación al ver que su amigo no regresaba. Sin embargo se encontró lo contrario.
-Confío totalmente en que mi amigo volverá. Quizás el motivo de su retraso… lo que le ha impedido llegar, es simplemente una causa de fuera mayor, pero estoy seguro de que regresará antes de que me maten.
Llegó el día de la ejecución y Damon fue llevado al cadalso. Dionisio le recibió riendo y burlándose, pero de nuevo encontró una respuesta que no esperaba.
-¿Qué piensas de él ahora?
-Es mi amigo, confío en él.
En ese mismo momento las puertas se abrieron y apareció Pitias. Exhausto, con la ropa rota y herido, pero tal y como había prometido, antes de la hora de la ejecución. Al parecer según contó a su amigo, su barco se había hundido en una tormenta, y posteriormente unos bandidos le habían atacado, cuando a duras penas volvía caminando a Siracusa. Pero ni esto le había detenido para llegar a donde debía estar y cumplir con su sentencia de muerte.
El Rey Dionisio, se quedó atónito, se le corrieron las lágrimas ante la muestra de amistad que acababa de presenciar entre aquellos dos jóvenes. Tuvo que rendirse a la evidencia de lo que acababa de presenciar y conmovido todavía, revoco la sentencia que condenaba al joven Pitias a muerte e inmediatamente dio la orden que los liberaran a ambos.
Tras esto, pidió a los jóvenes que por favor le enseñaran ese significado de la amistad, y que les permitiera ser el tercero de ellos. Pero estos se negaron a aceptar a Dionisio como amigo.


No hay comentarios: