ARTE POESÍA RELATOS FOTOS PELIS MÚSICA REFLEXIONES PENSAMIENTOS SENTIRES INCÓGNITAS

Frase Lobuna 45

Construyo acantilados a pedido. No me responsabilizo por los ABISMOS INTERIORES
Edu BB Videla (c) 2013

Frase Lobuna

Me di cuenta que era amor... porque mi corazón flotaba a la deriva y vos eras el río
Edu BB Videla (c) 2014

Frase Lobuna 2017 2

Hay amores/amigos q me honran y hay enemigos/odios q me dignifican.
Edu BB Videla Fal (c) 2017

frase lobuna 2017

EL BIEN COMÚN ES EL MENOS COMÚN DE LOS BIENES
Edu BB Videla 2017

Frase filosófica

JEAN PAUL SARTRE
"L'enfer, c'est les autres"

Frase Lobuna 36

"AMO A LA HUMANIDAD, PERO NO SOPORTO A LA GENTE"
Charly Brown

domingo, 19 de mayo de 2019

EL FACTOR SORPRESA según Perón


EL FACTOR SORPRESA según Perón
Lean con mucha atención.
En un día no se habló de otra cosa y no es para menos. La movida de Cristina al “bajarse” a precandidata a vicepresidenta y al postular a Alberto Fernández como cand
idato titular fue un terremoto en el escenario político, que sigue temblando.
La jugada de Cristina es monumental y está claramente muy bien fundamentada en la doctrina peronista. Para empezar, el General Perón prescribe, en su Conducción política, hacer un uso inteligente del elemento sorpresa. Y lo expresa de la siguiente forma:

“¿Qué es la sorpresa? La sorpresa es un principio de la conducción, vale decir, es el factor que nos permite sacar ventaja de un momento de inacción que el adversario tiene frente a la propia conducción, por no haber previsto un incidente que va a producirse. Para obtener la sorpresa no es necesario que el adversario no conozca nada hasta que se produzca la decisión. No. Es suficiente que cuando él la conozca ya no esté en tiempo de reaccionar convenientemente y neutralizar la acción de esa sorpresa. En la acción de la conducción política tiene una importancia extraordinaria la sorpresa. Es mediante la sorpresa que uno, muchas veces, desarma totalmente al adversario político”.

Y más adelante, al enumerar los aspectos que son el punto de partida de toda conducción política:

“Esos son los puntos de partida de toda la conducción política. La información, mediante la cual se puede llegar a la sorpresa, a través de un secreto bien conservado en los planes de acción y en la ejecución de la cosa. Tres aspectos que no debemos olvidar nunca: estar bien informados, mantener el secreto del propio designio y obrar siempre obteniendo el factor sorpresa, que es uno de los principios de valor intrínseco en la conducción. Sorprender al adversario político, siempre produce una utilidad en la conducción; Es un principio absoluto. Eso da siempre ventajas. Nunca es un inconveniente el que nosotros lo sorprendamos, y es siempre un inconveniente el ser sorprendido. Son tres asuntos que no debernos olvidar jamás en toda conducción”.

Como se ve claramente, Cristina tiene muy bien estudiado el Manual de Perón y por eso mismo es peronista con todas las de la ley. Cristina es peronista y siguiendo las prescripciones del General Perón ha logrado en el día de hoy sorprender al país entero y modificar todo el tablero del juego de un plumazo. Sí, Cristina pateó el tablero y ahora corren todos a juntar las piezas.
En primer lugar, lo que logró Cristina al bajarse del lugar de candidata titular fue el desarme de toda la estrategia bélica que el enemigo tenía preparada para enfrentarla. Ya quedan sin objetivo toda la persecución judicial, todo el periodismo de guerra, todo el discurso de odio armado en su contra. Si el enemigo sigue desplegando esa estrategia por puro odio a Cristina —lo que es poco factible, porque el enemigo de los pueblos piensa más con la cabeza que con el corazón—, no solo no va tener éxito, puesto que nunca lo tuvo y jamás logró destruir a Cristina, sino que además va a malgastar sus recursos apuntando sus cañones a la que ya no es la candidata. Lo que el poderoso tiene que hacer ahora es preparar todo el aparato de nuevo y convencer en tiempo récord a mucha gente de que el diablo es Alberto Fernández, no puede dividir sus fuerzas. Y aun concentrándolas todas sobre el nuevo candidato, el tiempo es escaso y la tarea es monumental. Tardaron años en construir todo el odio contra Cristina y es poco probable que logren hacer lo mismo en los pocos meses que quedan de aquí hasta octubre con Alberto.
Entonces el elemento sorpresa prescrito por Perón es infalible, pues desarmó totalmente al adversario al dejarlo sin tiempo para reaccionar convenientemente y neutralizar la acción. Cristina sostuvo el lugar de candidata hasta hoy y hasta un juicio oral lograron empezar en su contra. Y cuando eso empieza, anuncia que no va a ser la candidata titular. Realmente magistral.
Por otra parte, al ubicar a Alberto Fernández en el lugar del candidato titular, Cristina logra también perforar el techo del kirchnerismo y sumar muchos votos de gente que no estaba dispuesta a votar por ella si ella fuera la candidata, pero sí está dispuesta a hacerlo si el candidato es otro. Y no solo otro, porque pudo haber sido alguno más cercano a Cristina, como Agustín Rossi, por ejemplo. No. Cristina convoca al que fue crítico con su gestión y es insospechado de ser kirchnerista. Esa pluralidad en la forma es lo que asegura muchos votos extra, sin perder ninguno de los que Cristina ya tiene porque ella sigue en la fórmula y no tiene que hacer ninguna transferencia: los que la iban a votar para presidenta la van a votar igualmente para el cargo de vicepresidenta, sin que eso signifique ningún cambio en el contrato que Cristina tiene con sus seguidores.
Por lo demás, Cristina se asegura la presidencia del Senado de la Nación ya siendo senadora, pero ahora con el lugar de privilegio que está previsto en la Constitución para el que ocupe el cargo de vicepresidente. Desde allí, Cristina va a coordinar todo en el enlace entre el Poder Ejecutivo y el Legislativo, va a definir qué temas van a debatirse y qué otros no, va a marcar agenda. Y va a ser fundamental para asegurar en el Parlamento el trámite institucional que el gobierno va a necesitar para introducir las modificaciones que tendrá que hacer.
De yapa, como si todo eso fuera poco, Cristina logra nada menos que “blindar” al nuevo presidente frente a los probables y esperables ataques de la reacción gorila. Cualquier intento en el sentido de desestabilizar a Alberto Fernández implicará el riesgo de que ocurra aquello que el gorila teme: en la asunción de Cristina como presidenta. Es decir, más le vale a oposición que cuide mucho al presidente a partir del 10 de diciembre de este año, porque la alternativa a eso puede ser mucho más indigesta para esa oposición.
El conductor o la conductora nunca suele estar en ese lugar por arte de magia o por casualidad. Para conducir es necesario reunir una serie de condiciones que no están presentes en cualquier individuo. El que conduce es una persona especial, está dotado de atributos especiales y es garante de la aplicación de la doctrina. Es la doctrina hecha carne. Y cuando todo eso viene acompañado por la genialidad política que aparece muy de vez en cuando en personajes impares como Perón o Cristina Fernández, entonces no hay con qué darles. Siempre va a haber sorpresa y siempre los enemigos del pueblo van a sufrir las consecuencias.
Gracias, Cristina, por ser tan peronista

viernes, 10 de mayo de 2019

GELBARD EL BURGUÉS MALDITO


¿Quién fue José Ber Gelbard? Del la gran biografía de María Seoane "Gelbard. El burgués maldito" (Prólogo):
"En los años cincuenta, (Gelbard) demostró su condición de líder político y gremial de los empresarios del interior durante el gobierno de Juan Perón, y de su mano fundó la Confederación General Económica (CGE), que agrupó a la pequeña y mediana burguesía nacional a partir de la segunda mitad del siglo XX.
Sin embargo, Gelbard no fue sólo un empresario. Llegó a intervenir en acontecimientos políticos decisivos como uno de los más secretos y efectivos lobbistas de la historia argentina contemporánea: fue el principal hacedor del pacto Perón-Lanusse en 1972; el último —y el preferido— ministro de Economía de Perón, entre 1973 y 1974; uno de los genios financieros del imperio económico montado por el comunismo argentino; un hombre confiable para los servicios secretos israelíes (Mossad), para el Departamento de Estado norteamericano y para el Kremlin; un amigo de Fidel Castro y de Salvador Allende; un protegido de los Kennedy y un opositor de Henry Kissinger y Richard Nixon; un aliado de Menem, de Balbín, de López Rega y de Montoneros, y un enemigo de Martínez de Hoz; un perseguido por la Triple A y una víctima de Videla, Massera y Suárez Mason.
En medio de esta multiplicidad de nexos, de convicciones, de intereses, Gelbard fue un paradigma de la burguesía argentina: construyó su fortuna con el estilo propio de los empresarios nativos, fueran pequeños o grandes, pro-norteamericanos o nacionalistas...
Pero a diferencia de lo que sucedió con la gran burguesía industrial y terrateniente argentina, que ya adhería al fundamentalismo de mercado en los años sesenta y setenta, Gelbard prefirió las alianzas con la sociedad civil al vicio autoritario de recurrir a los cuarteles. Eligió apostar al desarrollo del mercado interno, criticar la alta concentración de las riquezas y la inequidad, y defender un modelo de país industrializado sin exclusiones. No hubo, en esa apuesta de Gelbard, ambigüedad ni secreto. Sí recurrió al secreto, ya fuera por razones ideológicas o por beneficio personal, cuando trató de cubrir los rastros que hubieran permitido revelar su verdadera identidad política.
No fue el poder del dinero lo que transformó a Gelbard en un protagonista singular y central de la política argentina, sino su proyecto político y económico de llevar al poder a la burguesía nacional, industrialista e independentista. Los militares y los civiles que asaltaron el gobierno en 1976 no lo persiguieron como a un evasor sino como a un enemigo político, condenado al destierro y a la muerte en condición de apátrida."

lunes, 6 de mayo de 2019

HAROLDO CONTI Prohibido Olvidar

                                                                   Haroldo Conti

Prohibido Olvidar
Memoria Verdad y Justicia
5 de mayo de 1976 - 5 de mayo de 2019 se cumplen 43 años del secuestro desaparición y asesinato del escritor Haroldo Conti x la dictadura cívico militar. Sobre su máquina de escribir rezaba un cartel en latín
"Hic meus locus pugnare est hinc non me removebunt";
“Este es mi lugar de combate y de aquí no me voy"
Si quieren saber más sobre el tema consulten este link: http://www.marcha.org.ar/haroldo-conti-la-palabra-en-comba…/