ARTE POESÍA RELATOS PELIS MÚSICA REFLEXIONES PENSAMIENTOS SENTIRES INCÓGNITAS

Frase Lobuna 45

Construyo acantilados a pedido. No me responsabilizo por los ABISMOS INTERIORES
Edu BB Videla (c) 2013

Frase Lobuna

Me di cuenta que era amor... porque mi corazón flotaba a la deriva y vos eras el río
Edu BB Videla (c) 2014

Frase lobuna Jun 2016

Nada como la muerte para mejorar la gente
Jorge Luis Borges

Frase filosófica

JEAN PAUL SARTRE
"L'enfer, c'est les autres"

Frase Lobuna 36

"AMO A LA HUMANIDAD, PERO NO SOPORTO A LA GENTE"
Charly Brown

viernes, 6 de marzo de 2009

INFERNÁCULO

W.A.Mozart
INFERNÁCULO

Me encuentro justamente aquí, en el microcentro del pandemonio, tocando la ocarina ante un público poco común, como es de suponer en tan siniestro lugar. Plagado de diabólicas ideas, entre el calvario de almas en pena, no toco de oficio. Recién llegado estoy punzado por la guja asesina de un mal pago gurrumino endiablado. La melodía parece resultarle familiar a la masa torpe. Es así, es que mi música suena semejante a la guzla de un antiguo ilirio. La muchedumbre se enardece ante el erótico sonido que los complace, retumbando en las paredes de la caverna sombría. La horda grita envuelta en cada nota, que despide mi armónico instrumento. Claro que en este caso la turba es mucho más feroz y ensordecedora, que la que guarda mi recuerdo de la vieja comarca montañosa. En medio del infierno, todavía no puedo recuperarme del asombro. No logro recordar siquiera parte del trayecto.
¿Qué me trajo hasta aquí? Debo deducir que se trata de una nueva jugada del destino. ¿No era yo una persona buena e inteligente que no creía en el cielo ni en el infierno? Otra vez soy víctima del castigo implantado, sin duda para los sumos sacerdotes, no he cumplido con la correspondiente limpieza de mis pecados. Suena rara esta palabra en mi hacer, se trata de un arma letal, por ellos sabiamente amartillada y utilizada. ¿Será mi alma merecedora de tal suerte? ¿O se deberá a que terminé con su paciencia? ¿Acaso no merecía otra oportunidad? Aquí en los comienzos de la más repulsiva profundidad, estoy a punto de perecer. Finalmente voy a terminar mis casquivanos días, ensartado en el archa enastada, de un furibundo diablejo enrojecido, que solamente aguarda a que mi densa música finalice. Lo miro, sé que me dará muerte, perpetrará este acto criminal, sólo para enaltecer su duro oficio de verdugo, al cual ya está irremediablemente acostumbrado. Ante tal ostentación de muerte, helado de terror vuelvo a la vida. ¿Se trata de un horroroso sueño? Pero la piel se abre en mi tórax y la sangre aflora, es una sangre sucia, infestada de culpa. Ya no respiro, la ocarina deja de sonar, cae de mis manos y se estrella contra el suelo en mil pedazos, candente del infernáculo. Todo parece terminar, pero algo me libera del espanto, mientras vuelo en un espacio diáfano, beso una cruz alada que no tiene fin. Una música suave me recibe, hay ángeles por doquier que toman mis manos y me felicitan. Parece una broma, otra mala jugada del destino. Éstos, más calmos que los anteriores, seguramente esperan algo de mí,tal vez que toque alguna melodía, pero ya no tengo instrumento. Sólo unas pocas páginas desprolijas sobresalen de mi bolsillo, sus rostros me miran extasiados. Es un réquiem, les digo, aún tengo que terminarlo. Me aplauden, me gritan GENIO, MAESTRO y otra vez me saludan y me llaman por un nombre que no reconozco. AMADEUS, me dicen. ¿Será ese mi nombre?.-
Al genio reluciente de Wolfgang Amadeus Mozart.-

Edu BB Videla
(3/10/84 - 4/11/96)